La charca de Condres

Tus poemas y autores favoritos, aportaciones,...

Moderadores: sydneywell, garcialuci, Rosario Ramos

La charca de Condres

Notapor Jrma el 09 May 2017, 08:39

“LAS HORAS FUGITIVAS QUE CORREN SIGILOSAS”
O “LIBÉLULAS ALEGRES EN LAS CHARCAS”

Por José Ramón Muñiz Álvarez
Texto dedicado a los sobrinos
del autor

Las horas fugitivas que corren sigilosas, buscando con apuro su destino, reflejan en la charca los brillos de la tarde, sus colores. Y es bello contemplarlos callados, melancólicos y tristes, dejados al silencio de la nada, como un jardín sin rosas que vive desolado, que muere desolado, mientras muere la muerte del dolor de su abandono: pues es el abandono lo que arranca la vida que florece donde los juncos mismos esperan, a la orilla, como entonces, el soplo de la brisa del ocaso.
Por eso me imagino libélulas alegres que corren a sus anchas los espacios, y miran, con cautela, los brillos de las tardes en esa superficie cristalina. Y quiero ver las alas que agitan con violencia en pleno vuelo, pues esa rapidez las hace hermosas en aires invisibles que esperan en silencio las lluvias que traerá el abril callado, si no se escucha ya la voz del cuco. (Parece que el cuclillo es buen amigo de las frondosidades que tienen como reino la ardilla y el raposo, donde suele tener la comadreja su guarida).
No ignoro que el paisaje presenta la belleza que tienen los lugares donde el agua descansa mansamente, como un tesoro mágico y hermoso. Lo saben los anfibios que habitan esta zona de sosiegos que se hacen aburridos para todos, si no lo es por la lluvia que rompe las quietudes de su jardín monótono y tardío que espera las visitas de la gente. Mas no viene la gente a estos lugares que hallamos en silencio, si no suenan las voces del hábil ratonero, del milano que cazan en la zona lo que encuentran.
También hay una casa, no lejos del sendero, que queda al abandono de su suerte, dejada a su infortunio, como una ruina indigna del pasado. No queda la techumbre que tuvo la panera en otro tiempo, cuando las gentes eran campesinas y amaban y cuidaban lugares tan hermosos como esta charca bella que reposa su calma, su paciencia y su tristeza. No pocos animales han tenido guarida en el rincón, y, a veces, los vecinos, echaron en la charca carpas, truchas, tortugas que nadaron en sus aguas.
Su origen lo conocen acaso los más viejos, pues ellos saben siempre de las cosas que existen en las villas y saben referir toda la historia: en tiempos no lejanos la charca no existía, mas cavaron, para sacar el barro de la zona, formando la cantera que el agua llenó pronto, después de que la teja y el ladrillo dejaran de pagarse como deben. Por eso lo poblaron animales y el agua ve la vida de garzas y azulones, quién sabe si lechuzas en las noches y algún halcón, si quiere, de mañana.

2014 © José Ramón Muñiz Álvarez
Jrma
 
Mensajes: 18
Registrado: 03 May 2017, 08:03

Volver a Poesía

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


eXTReMe Tracker