El Poder del Deseo.

Filosofía, ciencias sociales, historia, filología, magisterio,...

Moderadores: sydneywell, garcialuci, Rosario Ramos

El Poder del Deseo.

Notapor Athian el 03 Jul 2013, 06:07

El deseo es el motor que impulsa la vida. Ningún deseo es correcto, pero tampoco ninguno es incorrecto. Es la sociedad quien lo clasifica, quien lo cataloga, quien lo hace blanco o negro, quien lo divide, es quien lo modifica hasta el cansancio. Pero el deseo sigue siendo deseo. Revolviendo las diez mil páginas de la historia viviente nos encontraremos con una enorme variedad de seres que tuvieron un fin en concreto: prosperar. En ese escenario el deseo fue el comienzo, la semilla. El deseo también evoluciona y lo hizo de la mano de la mente. Un cerebro más desarrollado tiene más espacio para más deseos. Un cerebro más desarrollado ofrece mejores expectativas de vida, ofrece espacio para albergar por si mismo los principios básicos de la supervivencia, a un individuo con facultades especulativas, a una memoria con un alcance temporal... y todo ello ofrece un campo rico en deseos; del deseo nace la voluntad, para dar luego con el movimiento, en consecuencia, el deseo es movimiento. Al ir explorando la naturaleza del deseo, vemos que el proceso que sigue el cerebro para dar con cualquier deseo es el mismo: el pensar. El pensar, el pensamiento con ayuda de una buena memoria es el máximo causal. Pero el tema aquí es el deseo.

De manera que es imposible evadir un deseo. Aun desde nuestra vana perspectiva un deseo en particular puede parecernos terrible, puede resultar siendo una piedra en el zapato, algo que esta presente, perenne, Y es que el deseo tiene una enorme fuerza propia que le es concedida por el pensamiento. Nos parece un estorbo porque pensamos (lo hacemos) que un deseo como "ese" puede terminar en problemas, en riesgo. Pero eso no significa nada, puesto que el mismo deseo de procurarle un bien a alguien utiliza la misma energía para hacer lo contrario. Dentro nuestro, a nivel biológico, una cosa no se diferencia de la otra en términos de necesidad. Puede ser que sea lo mismo comer algo barato que una exquisitez de alto valor, al final ambos sirven al mismo fin. Otra vez entra en juego el deseo, siempre irrumpiendo, siempre forzando las cosas hasta los extremos...

Ahora, esta fuerza tiene un poder extraordinario. El deseo como la vida es automático. Debe serlo porque la vida responde en la inmediatez, que es supervivencia. Así como respiramos sin darnos cuenta, así también reacciona el deseo. Se dice que el deseo necesita de un estímulo externo, pero también existe el deseo de sobrevivir, existe el deseo de morir, el deseo de ser inmortal. Este cuerpo humano ha trabajado duro para llegar al nivel en el que está, prefirió desarrollar la mente, que las garras, prefirió las manos que las patas palmeadas. Puede que el constante uso de un órgano pueda provocar cáncer en un individuo pero también ejerce una necesidad inherente de volverlo mas poderoso para la especie, porque así reacciona la vida.

El deseo tiene un poder heredado del pasado que cualquiera puede utilizar. Lo que no significa, que no haciendo nada, un poderoso deseo pueda mover una montaña, es el deseo mismo lo que nos moverá hacia la inhóspita montaña, y aquí, el deseo sera la motivación para tomar riesgos, he ahí el verdadero poder, he ahí la verdadera fuerza. Pensar constantemente en algo no ayuda, eso no ayuda a cumplir nuestros sueños. Ni tampoco ayuda sentarnos con las piernas cruzadas, o pedir a alguna entidad misteriosa nuestro "egoísmo escondido" con mucha devoción. Nada de eso ayuda. Por cierto, todo deseo es egoísta por antonomasia. El deseo es egoísmo, y aunque pueda sonar extraño, en el fondo así es como es. Así como toda forma de altruismo es una forma silenciosa de egoísmo. El poder del deseo, si es lo suficientemente fuerte, producirá movimiento, ese es su fin; puede que incluso desees morir. Pero ello es lo correcto, el deseo es la semilla, la semilla del destino. El siguiente giro está en tu siguiente deseo. Mientras exista la vida, el deseo seguirá vivo, como un fuego interno, calentado, quemado, destruyendo, renaciendo, creando, curando, matando, amando. Todo eso es deseo. Vivir conforme al deseo no es recomendable, no lo es, pero tampoco es recomendable renunciar para siempre al deseo, porque el deseo es vivir.
Athian
 
Mensajes: 27
Registrado: 25 Ene 2012, 23:20

Volver a Humanidades

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron

eXTReMe Tracker