El aire silencioso que nos roza

¿Te gusta escribir? Publica aquí tus relatos, cuentos, poesías, dibujos,... para que todos los podamos disfrutar

Moderadores: sydneywell, garcialuci, Rosario Ramos

El aire silencioso que nos roza

Notapor Jrma el 03 May 2017, 12:08

José Ramón Muñiz Álvarez
“EL AIRE SILENCIOSO QUE NOS ROZA”
(relato breve y sin
anécdota)



El aire silencioso que nos roza, la sábana callada que nos roza, la manta enmudecida que nos cubre, jamás querrán decir nuestro delito, jamás querrán decir lo que nosotros osamos a probar cuando la lluvia, desvergonzada y dulce en los cristales, venía a recordarnos que el pecado nos priva de esperanzas celestiales. ¿Le importa a Dios acaso lo que hicimos?

No pienso que haya un Dios que nos condene, no pienso que nos odie, si en el Cielo (a Dios se le supone por el cielo), nos pudo ver pecando aquella noche, la noche de los besos, esa noche que fue más que los besos, que fue carne y espíritu fundidos en abrazos que rompen la esperanza del virtuoso, si quiso santidad algunas veces. Yo no me digo santo entre los santos.

El alba despertó a los funcionarios que fueron al trabajo, como siempre, llevando sus maletas de oficina, sus trajes impecables, sus corbatas, las gafas que los hacen ser más viejos (diez años como mínimo, supongo), y al tiempo, como dos muchachos vivos, acaso como dos niños traviesos, unimos nuestros labios en el lecho. Estabas hechizada esa mañana.

La luz corrió el espacio y, de los cielos, cayó, como un torrente ese granizo que vino a revelarse como cómplice: tú estabas en mis brazos, yo en los tuyos, mesando tus cabellos, tú los míos, y entonces conjugamos cada verbo, y el verbo que dijiste fue ese verbo que no hemos de nombrar, pues ese verbo convoca una brutal irreverencia (aquella irreverencia fue dichosa).

Yo no podré explicar ese suceso que llena la esperanza de ambiciones que colman toda dicha imaginada, jadeos que se encienden con regusto, palabras que se dicen y se sienten en un segundo solo, que pronuncian extraños disparates cuando llegan con fe, mas sin razón y sin gramática, un todo que se pierde y se diluye. La lógica no entiende de pasiones.

Si quieres escuchar lo que te digo del aire silencioso que nos roza, la sábana callada que nos roza, la manta enmudecida que nos cubre, los besos del granizo que supieron de aquel pecar tan dulce de mañana, el aire silencioso que nos roza, la sábana callada que nos roza, la manta enmudecida que nos cubre, serán testigos de que fue lo cierto.

No quieras esconderlo, fuimos vida que vive alimentando fantasías que tornan a encenderse, que nos matan y el aire silencioso que nos roza, la sábana callada que nos roza, la manta enmudecida que nos cubre, podrán hablar tal vez en nuestra contra, si vieron que besé tu pecho blanco, tu pecho blanco y claro, como el alba, la luz que nunca quiso condenarnos.

La voz se enciende fuerte contra el mundo que no nos deja amar, que nos oprime, que quiere destrozar esos amores habidos de mañana sin escrúpulos de herir honores altos de maridos que no saben de besos ni caricias, pues yo, con regalarte y obsequiarte la voluptuosidad de mis instintos debiera merecer el mismo cielo, si acaso quiere Dios darme su cielo.

No pienso que haya un Dios que nos condene, no sueño con un Dios que nos castigue, no pienso que ese Dios quiera salvarnos, y el tiempo corre siempre en nuestra contra y el alba nos traiciona, repentina, con irse hacia la nada en un segundo, volando y revolando, separando la luz de su momento y envolviéndose en una nube vaga que se esfuma. Después del alba clara llega el día.

Y tú, desnuda como el rastro del pecado (jamás diré que fuera un inocente quien hubo de soñar ese delito, gozando de tu risa, de tu boca, tu pecho, tus pasiones y tus ojos, que son los que me miran, si te miro), hubiste de vestirte, ir al trabajo, dejar que me vistiera y que subiera, como hacen todos siempre, cada día, al tren febril de la desesperanza.

El aire silencioso que nos roza, la sábana callada que nos roza, la manta enmudecida que nos cubre, jamás querrán decir nuestro delito, jamás querrán decir lo que nosotros osamos a probar cuando la lluvia, desvergonzada y dulce en los cristales, venía a recordarnos que el pecado nos priva de esperanzas celestiales. Si hablasen, estaríamos perdidos.

2016 © José Ramón Muñiz Álvarez
“El aire silencioso que nos roza”
Jrma
 
Mensajes: 18
Registrado: 03 May 2017, 08:03

Re: El aire silencioso que nos roza

Notapor edwacor el 11 Ago 2017, 18:20

Bien; me llamó la atención el título. Si el aire del cual se nos habla, fuera caliente, polvoriento o al menos ruidoso o embravecido me quedaría sin nada que decir al respecto, pero siendo silencioso no le encuentro un asidero para la capacidad de ROZAR, ya que semejante posibilidad me conecta con la erosión o cierta aptitud para el rozamiento. Si hubiera dicho: El aire que nos roza, no tendría tampoco nada que decir, porque quedaría en suspense la posibilidad de que tal aire SÍ estuviera en capacidad para rozar y entonces leería para saber por qué o cual es el componente que lo acompaña para poder, entonces, rozar. Incluso el agua, siendo un fluido un tanto más denso que el aire trae una connotación más de caricia que de rozadura de modo que sin entrar en profundidades filosóficas ni en contrapunteos semánticos le apunto esta salvedad por el aquello de que en lo sucesivo demuestra sentido del ritmo e indudable talento para trabajar con el idioma.
Más abajo, entre paréntesis, anuncia: Relato breve y sin anécdota. ¡Pum! Me mataste. ¡Y con varias razones! En realidad es breve, aunque no tanto, ahora hay por ahí unos minicuentos que pretenden hacer la corte de Monterroso con su dinosaurio y que son mucho menos extensos. Por otra parte, sin anécdota ¡Dime tú! Por lo que me quedo con un: ¿Y qué va a decirme? A todas estas por lo de relato, por lo de la palabra anécdota aunque no sea anéctoda y por la visualización de un texto en prosa me estoy preparando para leer un cuento, un trabajo literario correspondiente a lo entendido dentro de la narrativa; pero cuando comienzo a leer veo que no porque de lo que se trata es de un poema presentado en prosa, algo no no es un invento nuevo, pero que siempre se agradece. Y comienza gustándome porque la lectura fluye agradable montada en un entramado de endecasílabos y otros versos más cortos... todo bien hasta que doy con la primera "rozadura" que me rompe el ritmo porque es como cuando bajas una escalera y de pronto encuentras un escalón que es más alto o más bajo que los demás y si no andas ligero te rompes la crisma, y dice:
"No pienso que haya un Dios que nos condene, no pienso que nos odie, si en el Cielo (a Dios se le supone por el cielo), nos pudo ver pecando aquella noche, la noche de los besos, esa noche que fue más que los besos"
A mi me suena mal, lo que marco en negritas porque aunque cuentes once sílabas no da endecasílabo porque tal depende de un ritmo interno, de ciertas acentuaciones dentro del periodo y que lo hacen ser heroico o de gaita gallega...etc. no vengo a dar clases de versificación, pero leo y se va solo y cuando llego ahí como me falta algo o eso hay que quitarlo pero ya tropecé y me rompió la magia de lo que sea.
Hay más, hay uso indebido de mayúsculas, cacofonías, reiteraciones y hasta repeticiones de una misma palabra donde no suenan apropiadas sino viciosas, etc. pero sobre todo el contenido, en lo personal, no me dice mucho. En realidad no estás obligado a decirme nada y no somos moneditas de oro, pero si me vas a dar algo y me das pruebas de que puedes hacerlo mejor por favor hazlo, pero sobre todo si me vas a dar algo dame lo que me dices que vas a dar y esto no es un relato. La estructura no es de relato sino de poesía pero en ambas tiene problemas, a mi humilde modo de ver.
Si me atreviera, y lo hago, a dar un consejo que no me piden dijera que se trata de un trabajo de corte romántico, un poema amoroso, pero lleno de lugares comunes y conjugaciones verbales rimando que afean la obra. Creo que le faltan horas de labor a algo que promete. Indudablemente tienes madera para lograrlo.
Y, como dijera el célebre filósofo Pangloss: !DIVIÉRTETE! porque todo está que no puede estar mejor.
edwacor
 
Mensajes: 17
Registrado: 16 Jun 2016, 13:02

Re: El aire silencioso que nos roza

Notapor Berta55 el 31 Ago 2017, 08:34

Vaya, a mí también me ha llamado la atención lo del "aire silencioso", nunca me había parado a pensar así en el aire, pero es cierto todo lo que dice este poema la verdad... Jajajaja. Saludos.
Berta55
 
Mensajes: 3
Registrado: 31 Ago 2017, 06:45


Volver a Los foreros publican

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron

eXTReMe Tracker