Frases impactantes

Comparte aquí tus citas y refranes favoritos

Moderadores: sydneywell, garcialuci, Rosario Ramos

Frases impactantes

Notapor cafrapn2 el 14 Nov 2011, 01:12

Hola, siempre me ha gustado poder compartir esas frases impactantes de las novelas, Aqui les dejo algunas y espero las suyas


—Y no vas a ir a Asia sola. Yo iré contigo.
—No pienso discutir —sonrió Briana, un segundo antes de que él buscase sus labios con un beso lleno de ternura.
—Pero por ahora… —Jarrod la tomó en brazos para llevarla a la habitación—. Creo que debemos practicar.
—¿Practicar?
—Para la luna de miel.
—¿Estas pidiéndome que me case contigo, Jarrod Hammond?
Él se detuvo para mirarla a los ojos.
—Cariño, sólo la gente muy especial tiene sitio en mi corazón y se queda para siempre. Y tú eres la más especial de todas.
—Oh, Jarrod… —susurró Briana, sintiendo que las palabras de él hacían que la cabeza le diera vueltas.
Y entonces se dio cuenta que no quería que parase. Porque cada latido de su corazón sería siempre para él. Siempre.

3ro Serie multiautor Entre diamantes- Por un millón de dólares-Maxine Sullivan
__________________________________________________________________________________

—Estoy seguro. Es hora de mirar hacia delante y dejar el pasado atrás. La gente comete errores, errores terribles, y soy consciente de eso. Pero me has enseñado que nada que se haya construido con odio puede sobrevivir. Es necesario amor y compromiso para hacer que las cosas duren. La clase de amor y compromiso que tú me has ofrecido a mí y que yo he sido un estúpido por no aceptar —dijo tomando su rostro entre las manos y obligándola a mirarlo a los ojos—. Quiero aceptar eso ahora, Rachel. Quiero aceptar todo lo que tan generosamente me has ofrecido. Y quiero devolvértelo también. Dejé que el fracaso de mi matrimonio ocultara mis verdaderos sentimientos por ti. Creí que no iba a poder mantener contigo la clase de relación que te mereces, pero estaba equivocado. Mi matrimonio fracasó por muchas razones, pero sé que nunca te fallaré si me das la oportunidad de demostrarte lo mucho que te quiero. Necesito que me ayudes a mantener los pies en la tierra, que me recuerdes cada día lo que es importante en mi vida: Blake, tú y mi familia. ¿Te casarás conmigo, Rachel Kincaid? ¿Me harás el honor de convertirte en mi esposa?

6to Serie mulriautor Entre diamantes- Venganza y diamantes-Ivonne Lindsay
____________________________________________________________________________________
Si pensaba que iba a engañarlo con aquella fachada de frialdad, estaba muy equivocada
.—Por orgullo, porque te sientes culpables Por miedo.
-Miedo?
—Sí. Tienes miedo de que acabemos como tu madre y mi padre.
—No te parecería normal si así fuese? Sería idiota si pensara que vas aromper tu compromiso con Isabel por mí.
—Pues así es —dijo él (....)
(...)—Pues entonces tendré que hacer que lo creas. Volveré, Celia. Esta noche.
—Yo no estaré aquí —replicó ella, mirándolo desafiante. Luke casisonrió. Si no la conociera, se lo habría creído, Pero la conocía. La conocíamucho mejor que a Isabel.Curioso, ¿no?—Sí estarás. Esperándome.
—Por qué estás tan seguro?
—Porque tienes que hacerlo. Igual que yo tengo que volver. Tenemosque estar juntos, es el destino
—El destino?
—Si Tenías razón, era yo el que estaba equivocado. Nos hemos enamorado, Celia. Intentaba decirme que era imposible, pero no se puede luchar contra las emociones. Me he enamorado de ti y tú de mi. Este es el principio de una historia de amor. Si tú quieres.

Anhelo secreto- Miranda Lee- Pasiones secretas 2

__________________________________________________________________________________
_¿Y los defectos?
_Posiblemente sean ciertos _admitió Simon.
Aquel comentario hizo que Daphne volviera a sonreír.
_Bueno, ciertos o no, mi hermano piensa que usted quiere algo.
_Es que quiero algo.
Daphne ladeó la cabeza y puso los ojos en blanco.
_Cree que quiere algo pecaminoso.
_Ya me gustaría a mí _dijo Simon, para sí mismo.
_¿Cómo dice?
_Nada, nada.
Daphne frunció el ceño.

El duque y yo-Julia Quinn- 1ro Serie Bridgerton
Despues de tanto al fin comienzo a leer a estos hermanos que todas parecen adorar, y la verdad es que esta muy bien, me encanta como escribe esta autora, bueno apenas voy por el 1er libro y aun no llego ni a la mitad, esperemos a ver que pasa

____________________________________________________________________________
_Lo sé. Me enamoré de ti y entonces lo supe. Aunque esté en lo cierto, aunque mi destino sea vivir sólo hasta la edad de mi padre, no estoy condenado. _Se inclinó hacia delante y rozó los labios de Kate con un beso liviano_. Te tengo _susurró_ y no voy a malgastar ni un solo momento que tengamos juntos.
Los labios de Kate formaron una sonrisa.
_ ¿Qué quiere decir eso?
_Significa que el amor no tiene que ver con tener miedo a que te lo arrebaten. El amor tiene que ver con encontrar a la persona que te llene el corazón, que te hace ser una persona mejor de lo que nunca soñaste ser. Tiene que ver con mirar a tu mujer a los ojos y estar con¬vencido hasta lo más hondo de que ella es sencillamente la mejor persona que has conocido.


Julia Quinn-2do Los Bridgerton- El vizconde que me amó
_____________________________________________________________________________
- Te mentí antes, -dijo él con misma voz baja
- ¿Qué? -Ella iba a desmayarse. Si le dijera que había terminado con ella, iba a marchitarse y morir allí en medio del salón de baile.
- Te dije que yo no tenía un corazón, -mirándola miró fijamente por encima, su voz temblando solo un poco.
-Lo tengo. Yo solamente no lo sabía hasta que te encontré. Eres mi luz. Mi alma te ansia, y te amo con cada parte del corazón que has despertado en mí. Yo... Yo podría vivir sin ti, pero no quiero hacerlo. ¿Te casarás conmigo, Evelyn Marie?

Otro de Suzanne Enoch, El perfecto canalla londinense, 2do de la serie Lecciones de amor
___________________________________________________________________________________
¿No? Pero…“Evelyn Marie -le dijo en voz baja, deseando que la horda de mujeres estuviera en cualquier otra parte para poder saborear nuevamente esos labios de miel-, no estás aquí por lo de tu propuesta.
Su fruncido ceño se acentuó. - ¿Entonces por qué…?
- Estás aquí por lo que yo te propuse.
- Ya le expliqué que usted no iba a volver a asustarme, milord.
- Saint, -la corrigió.- ¿Alguna vez has visto a un hombre desnudo ardiendo de deseo por ti?”
Un profundo sonrojo subió por sus mejillas. - N… no.
- Lo verás. -Incapaz de contenerse, estiró la mano para tocarle la mejilla.- Evelyn, las cosas que voy a enseñarte no se aprenden en las aulas. Y acabarás rogándome que te de más lecciones.
Su boca se abrió y volvió a cerrarse. - Vete -le ordenó finalmente con voz algo temblorosa.- No vas a seducirme.
- No, hoy no -concordó mirando hacia el grupo de mujeres- ¿A dónde quieres que releguemos las cosas de los almacenes?
- Yo… -La observó luchando para poder volver a la conversación anterior. Bien, estaba confundida.- A los antiguos establos - logró decir un tiempo después.- Necesito revisar todo y hacer un inventario de lo que pueda ser de utilidad.
Saint esbozó una reverencia. - Lo que desees.
- ¿De verdad piensa ayudar?
Con otra sonrisa, se dio media vuelta. - Ayudar, sí. Voluntariamente, no. Todo tiene un precio.

Otro de Suzanne Enoch, El perfecto canalla londinense, 2do de la serie Lecciones de amor.

Dios Santo, lo estaba provocando. Las mujeres no hacían eso a menos que desearan terminar públicamente humilladas o, mejor aún, desnudas en su cama. - Evelyn Marie -susurró, incapaz de frenar la sonrisa que se asomaba a sus labios- . Hoy me he apropiado solamente de una cosa: tu boca. Y estoy decidido a apropiarme del resto.
Ella parpadeó y luego, después de balbucir algo para sí misma, retrocedió. - Sinvergüenza -farfulló entre dientes.-
Saint esbozó una reverencia. - A tu servicio

Otro de Suzanne Enoch, El perfecto canalla londinense, 2do de la serie Lecciones de amor

____________________________________________________________________________________
- En primer lugar, dudo que tenga la menor idea de lo que estos mocosos o el edificio necesitan.
- ¿Cómo puede…?
- Y en segundo lugar, -continuó en una voz más tranquila, descendiendo un escalón para que la cara de ella diera justo a su entrepierna-. Estoy pensando en un lugar en el que usted será de mucha mayor utilidad.
El calor inundó el rostro de Evie, pero se negó a retroceder. - ¿Y dónde sería eso?
- En mi cama, señorita Ruddick.

Dejando otro diálogo de Suzanne Enoch, El perfecto canalla londinense, 2do de la serie Lecciones de amor,
_______________________________________________________________________________________________
—Tengo que hacerte una pregunta —dijo ella, tratando de que su cerebro volviera a funcionar— Quiero saber…
—¿Por qué? —terminó él. La pregunta no pareció asombrarle del todo.
—Nada de mentiras o explicaciones floridas, Tristán —dijo ella rotundamente — Tan solo dímelo.
Él inclinó la cabeza, lentamente.
—En primer lugar, yo tenía veinticuatro años, y era muy estúpido. Cuando oí a alguien en White's que proponía una apuesta para conseguir un beso y una de las medias de Lady Georgie, me apresuré a aceptar —la contempló con su arrogante confianza en si mismo ausente, por primera vez de la expresión de su rostro— Sin embargo, no fue solo por la apuesta. Eso me daba una excusa.
—¿Una excusa para qué?
Él extendió la mano, recorriendo el dorso de un dedo lo largo de su mejilla.
—Para esto.
Georgiana tembló.
—Hubo un tiempo en el que te habría dado mi media. No necesitabas…
—Y eso es lo único que tenía intención de hacer, pedirte la media. Pero una vez que te toqué, quise más que eso. Estoy acostumbrado a conseguir lo que quiero. Y te quería a ti, Georgiana.

El granuja, Serie Lecciones de amor de Suzanne Enoch
_________________________________________________________________________________
—Déjalo, Kate. —La retuvo—. Es demasiado peligroso. Al me¬nos tú estás a salvo. No dejaré que entres ni me arriesgaré a que todo se derrumbe sobre ti. Vamos, pronto oscurecerá. No tiene sentido quedarnos más tiempo. ¿Dónde está el cobertizo de Charley? He¬mos llegado hasta aquí, bien podríamos coger el libro y marcharnos.
—¿Marcharnos adónde? No tengo dónde ir —repuso embar¬gada por una profunda tristeza.
—Por supuesto que sí. —La agarró de los hombros y la miró a la cara tratando de aliviar su desesperación—. Volverás al castillo conmigo.
—Ese no es mi sitio. No pertenezco a ningún lugar.
—Me perteneces a mí —respondió sin la menor vacilación.
A Kate le temblaba la barbilla mientras le sostenía la mirada a Rohan.
—Yo... yo no soy responsabilidad tuya.
—Sí, lo eres. Eres mía. Ellos te entregaron a mí, ¿recuerdas? Y quiero quedarme contigo. Ven aquí —ordenó con voz suave.
Ella levantó los brazos y fue a su encuentro sin más palabras de por medio. Rohan la estrechó con fuerza contra su cuerpo, con el corazón latiéndole a ritmo acelerado.

Mi peligroso duque- Gaelen Foley- El club de infierno 2
__________________________________________________________________________________
—¿Qué ocurre? —exigió en su lugar.
—Lo que ocurre es que me he dado cuenta de que te vas a enfadar conmigo, y tenía la esperanza de que hubiera más de… —señaló hacia la alcoba—… eso.
Santo Dios. No era de extrañar que la llamaran Vixen.
—No es probable que te lo niegue, tanto si estoy enfadado como si no —dijo secamente, la sorpresa había desterrado gran parte de su irritación.
—¿Puedes hacerlo cuando estás enfadado? —preguntó presa de la curiosidad, mirándole con la cabeza ladeada.
—Sí, aunque no lo recomendaría. No cambies de tema.

Encuentro a medianoche - 2do de la serie anillo- Suzanne Enoch
________________________________________________________________________
—Y está aquí para informarme de que no es un desafío. ¿Es eso?
—Bueno, sí. Soy la directora de un colegio de señoritas.
Sus labios carnosos y ligeramente separados le tentaban.
—Emma —murmuró—, usted es un desafío muy grande.
—Pero…
Grey se inclinó y capturó su boca.
—¡Basta! —dijo apretando los dientes, tirando de su pelo.
Él levantó la cabeza, sus ojos estaban oscurecidos y su respiración era laboriosa como la suya.
—¿Por qué?
—Ha ido demasiado lejos.
Las elegantes manos de Grey sujetando íntimamente su trasero parecían quemar su carne a través del vestido.
—¿Acaso no es por esto por lo que ha venido? —murmuró.
—¡No! —Aunque, de pronto, se preguntó si acaso él no tenía razón.
—Entonces, ¿por qué no me ha escrito una de sus estimulantes cartas? —Bajó la cabeza, recorriendo su garganta con los labios.
—Una carta —logró decir— no habría bastado.
—Estoy de acuerdo. Ha expresado su idea con mucha más claridad de este modo. —Su boca encontró la base de su mandíbula.
—Mi idea. Oh, Dios santo. —¿Cuál había sido su idea?—. Sí, mi idea. —Con cada pizca de autocontrol que poseía, Emma puso las manos sobre el pecho de Grey y lo empujó.
Fue un esfuerzo lamentable, pero él la soltó. Ella creyó haber escapado, hasta que él acarició con el dorso de sus dedos a lo largo del bajo escote de su vestido.
—Yo también tengo un punto que aclarar, Emma.
Ella retrocedió.
—No cabe duda de que así es. Pero…
—Bésame otra vez —murmuró, yendo tras ella.
Oh, Dios bendito, lo deseaba.
—Déjeme hablar —exigió, colocando la mano sobre su implorante boca.
Él se la apartó.
—No parece ser demasiado tímida cuando se trata de hablar —respondió secamente.

Suzzanne Enoch-Una historia de escándalo- Serie Anillo 3
___________________________________________________________________________________________________
_¿Quién eres? _le preguntó, levantando la cabeza, pero sin soltarle la mano.
Ella negó con la cabeza.
_Tengo que saberlo.
_No puedo decirlo. _Al ver que él no aceptaría una negativa, añadió la mentira_: Todavía.
Él le cogió un dedo y lo frotó suavemente con los labios.
_Quiero verte mañana _le dijo dulcemente_. Deseo ir a visi­tarte y ver dónde vives.
Ella no contestó, simplemente se mantuvo firme, tratando de no llorar.
_Deseo conocer a tus padres y darle unas palmaditas a tu con­denado perro _continuó él, con la voz algo trémula_. ¿Compren­des lo que quiero decir?
De abajo seguían llegando los sonidos de la música y la conver­sación, pero lo único que ellos oían en la terraza era el sonido áspe­ro de sus respiraciones.
_Deseo... _su voz ya era un murmullo, y en sus ojos apareció una vaga expresión de sorpresa, como si no pudiera creer la verdad de sus palabras_. Deseo tu futuro. Deseo todos los trocitos de ti.


3ro de la serie Bridgerton- Julian Quinn- Te doy mi corazón
_________________________________________________________________________
_Debo irme _dijo ella, empezando a levantarse.
_¿A hacer qué?
_No lo sé _repuso ella, sintiéndose estúpida. Él sonrió de oreja a oreja.
_Que lo disfrute, entonces.
Ella cerró la mano en el mango de la cuchara de servir.
_No lo haga _le advirtió él.
_¿Que no haga qué?
_Arrojarme la cuchara.
_Eso ni lo soñaría _contestó ella entre dientes. Él se echó a reír.
_Pues sí que lo soñaría. Lo está soñando en este momento. Sólo que no lo «haría».
Sophie tenía aferrada la cuchara con tanta fuerza que le tembla­ba la mano.
Benedict se reía tan fuerte que le temblaba la cama. Sophie continuó de pie, con la cuchara bien cogida.
_¿Piensa llevarse la cuchara? _le preguntó él sonriendo. «Recuerda tu lugar», se gritó ella, «recuerda tu lugar».
_¿Qué podría estar pensando para verse tan adorablemente feroz? _musitó él_. No, no me lo diga _añadió_. Seguro que tie­ne que ver con mi prematura y dolorosa muerte.

3ro de la serie Bridgerton- Julian Quinn- Te doy mi corazón

________________________________________________________________________________
_Es de muy mala educación espiar al anfitrión _dijo él, poniéndose las manos en la cadera y arreglándoselas para adoptar un aire autoritario y relajado al mismo tiempo.
_Fue una casualidad _arguyó ella.
_Ah, eso se lo creo. Pero aunque no tenía la intención de espiar¬me, queda el hecho de que cuando se le presentó la oportunidad la aprovechó.
_¿Y es muy raro eso?
_No, no, en absoluto. Yo habría hecho exactamente lo mismo.
Ella lo miró boquiabierta.
_No finja estar ofendida.
_No estoy fingiendo.
Él se le acercó un poco.
_A decir verdad, me siento muy halagado.
_Fue una curiosidad académica, se lo aseguro _dijo ella entre dientes.
La sonrisa de él se hizo irónica.
_ ¿Quiere decir que habría espiado a cualquier hombre desnudo que hubiera encontrado?
_¡Desde luego que no!
_Como he dicho _dijo él con voz arrastrada, apoyando la espalda en un árbol_, me siento halagado.
3ro de la serie Bridgerton- Julian Quinn- Te doy mi corazón

_________________________________________________________________________
—Dios te guarde —dijo él, dándole unos golpecitos en la cabeza con la pluma— Lo digo en serio. ¿Dónde prefieres que te seduzca, en el salón de damasco rosa o en el dorado?(...)La cogió por los hombros y la montó en su regazo, levantándole las faldas mientras la besaba y luego hundía la cara seductoramente entre sus pechos. Se sintió mareada por la riada de sensaciones que le desencadenaba esa postura, con las nalgas atrapadas entre sus musculosos muslos; sus besos la hacían retorcerse y gemir de placer. Sintió girar la cabeza como un torbellino cuando él le subió la mano por el interior de una pierna y luego comenzó a acariciarla ahí, de una manera que le encendió todas las terminaciones nerviosas.(...)—¿Quién mejor, en efecto? —dijo, introduciéndole otro dedo en la vagina mojada—. La respuesta es nadie, Jane. Reclamo ese privilegio para mí, con tu permiso.(...)Él le ensanchaba y friccionaba la cavidad con una delicadeza rayana en la tortura, y sus frescos y largos dedos continuaron introduciéndose y saliendo; la intensidad de su excitación y placer era tal que le parecía que se estaba disolviendo, convirtiéndose en vapor.Ella le mojaba toda la mano, moviéndose con una sensualidad inconsciente que le desencadenaba el lado diabólico de su naturaleza.
___________________________________________________________________________________________
Gimiendo de placer, le separó los muslos y frotó la mandíbula en su nido de rizos. Era un león; su amante.Él le separó los hinchados pliegues de la vulva con la lengua y buscó el pequeño botón hasta encontrarlo.Él bajó el cuerpo hasta quedar encima de ella. Por instinto ella presionó los pechos contra el duro plano de su pecho. Él se estremeció ante el contacto, metió las manos bajo su espalda y las bajó hasta las nalgas, palpándoselas, apretándoselas suavemente; volvió a subirlas y a bajarlas deslizando las yemas de los dedos por la curva de su columna y nuevamente ahuecó las palmas en sus nalgas siguiendo con los dedos el contorno de la base en forma de corazón.(...)con la otra mano le acarició la sedosa piel del interior de los muslos hasta que ella se abrió de piernas con la entrepierna brillante de perlas de humedadDiciendo eso enredó los dedos en el rizado vello mojado y la acarició ahí con una magia que le produjo salvajes estremecimientos por dentro.Entonces él le introdujo un dedo en la vagina y ella sintió subir la ardiente sensación hasta la base de la columna.Entonces posicionó la punta del pene para penetrarla, dejando anidados los testículos más abajo. A ella se le tensó todo el cuerpo ante la invasión, por lo que él trató de hacer más lenta la penetración, susurrándole palabras tranquilizadoras y deslizando sus grandes manos por debajo de sus caderas para afirmarla.Ella le estrechó más fuerte el cuello. Sentía enorme su miembro adentrándose en ella, ensanchándola, en un rito de placer y dolor.Grayson había mantenido el cuerpo absolutamente tenso, controlado, para impedirse eyacular a la primera embestida. Las paredes de su vagina virgen se cerraron sobre su miembro como un puño de seda; tuvo que apretar los dientes al sentir el intenso placer de esa presión. Si ella hacía uno más de esos rápidos y seductores estremecimientos explotaría dentro de ella. Sólo cuando la sintió descontrolarse por la proximidad del orgasmo, aflojó la tensión y empezó a embestir descontrolado, penetrándola hasta el fondo, tan profundo que temió hacerle daño.
El orgasmo lo dejó reducido a las sensaciones básicas.
—¿Matrimonio? Déjame que lo piense uno o dos días. Tal vez se me pueda persuadir. Mientras tanto, cariño, ponte boca abajo.
—Boca ab… —Se tragó una exclamación—. ¿Qué vas a hacer?
—Hay un espejo a la izquierda si quieres mirar —contestó él con su voz sedosa—. Si no, simplemente cierra los ojos y disfruta de la experiencia.

Mi amado marques Jillian Hunter-Boscastle 1
______________________________________________________________________________
—Contésteme, ¿le quería?
Le estaba exigiendo una respuesta con su mirada penetrante, pero Meredith no estaba preparada para dársela. De ningún modo podría admitir la verdad, que se había encaprichado de Edmund, que deseaba amarle… hasta que llegó la noche de bodas, que puso fin a sus fantasías románticas.
—Está siendo muy indiscreto, mi señor.
Y entonces sonrió.
—No le quería.
Meredith se estremeció.
—Yo no he dicho eso.
Disminuyó la presión sobre sus brazos y empezó a describir círculos pequeños y tentadores con los pulgares. Acercó el rostro al de ella hasta que apenas les separaban unos centímetros y sintió su cálido aliento en la boca cuando dijo:
—No tenía que hacerlo.
Le acarició los brazos con las manos, con la suavidad de una pluma. La agarró de la muñeca y se llevó la mano de Meredith al corazón.
—¿Y qué me dice del deseo? ¿Deseaba a mi hermano? ¿Lo miraba como me mira a mí?
Meredith dio un grito ahogado de asombro, estaba convencida de notar el fuerte latido de su corazón en la mano, y murmuró:
—No debería decir esas cosas.
—¿Por qué? —preguntó, ladeando la cabeza. La estaba escudriñando intensamente con los ojos oscuros cuando le puso la otra mano en la cintura. Meredith sintió que la piel le ardía debajo del vestido, que la abrasaba con la mano—. Digo la verdad. Me doy cuenta de cómo me mira y supongo que yo la miro del mismo modo.
Lo negó furiosamente con la cabeza e intentó soltar la mano, pero Nick la apretó más contra su pecho.
—Meredith…
—No —dijo entre dientes, no quería que la atrapara en su maraña—, no se vengará de Edmund seduciéndome a mí.
Vio que su expresión se tornaba rígida, la soltó como si el contacto con su cuerpo le quemara y dio un paso atrás. Le contestó con frialdad:
—Usted sí que es astuta, mi señora. Es exactamente lo que me disponía a hacer.
________________________________________________________

—¡Usted no es un caballero!
En los labios de Nick se insinuaba una sonrisa. Meredith se cernió sobre él como un ángel iluminado, los pechos le subían y bajaban al respirar, llegando al límite de la capacidad del modesto escote del vestido negro. El se dispuso a mezclar las cartas y se echó para atrás en la silla, para admirar la vista.
—Es cierto, no me educaron como tal.
Se quedó sin palabras por un momento, pero su ira no disminuyó.
—¿Es así como se gana la vida? ¿Si visitara uno de sus establecimientos es de esperar que me timen?
La sonrisa de Nick se hizo más amplia.
—Es de esperar que no sea así. Me lo reservo para las partidas de salón como ésta.
—Puede que no le importe hacer trampas con una mujer. Me parece que si yo fuera un hombre no se hubiera atrevido.
El se puso en pie. A pesar de que les separaba la mesa, era mucho más alto que ella. La recorrió con la mirada con una lentitud deliberada.
—Si fuera un hombre, no habría perdido la segunda partida, para empezar.
—¿De veras? —contestó con tono de burla—. ¿Por qué?
Nick rodeó la mesa y se le acercó.
—Porque no me habría distraído, porque hubiera estado mirando las cartas en vez de a usted.

_____________________________________________________

—Lo siento, Havernautt, pero no puedo darles mi bendición.
Habría jurado que vio a Meredith suspirar con alivio antes de reaccionar con indignación.
—¿Cómo? —le espetó ofendida.
Havernautt se encogió de hombros cuando pasó por delante de ella para acercarse a Nick, levantando las manos para suplicarle.
—No lo entiendo, mi señor. ¿He hecho algo para ofenderlo?
Meredith contestó, antes de que él pudiera decir nada.
—No has hecho nada malo, Teddy. —Lanzó una mirada furiosa de desconcierto a Nick y le preguntó entre dientes, sin preocuparse de que Havernautt la oyera—. ¿Qué está haciendo? Esto es lo que usted quería.
—Eso pensaba —reconoció, asintiendo con la cabeza. La tensión se estaba apoderando de él—. Pero me he dado cuenta de que no puedo dejarla seguir adelante con esto.
Ella pasó por delante de Havernautt, que se había quedado estupefacto, sin mirarlo, y clavó el dedo índice en el pecho de Nick.
—Pues yo me he dado cuenta de que estoy cansada de tener que vivir conforme a sus caprichos.
—Disculpe lo que le voy a decir, mi señor —terció Havernautt, haciendo un acopio asombroso de valor—, pero me temo que seguiremos adelante sin su bendición, porque no podrá encontrar ni una sola razón válida para justificar su oposición a este matrimonio.
—¿De veras? —le preguntó Nick, que sintió que su estado de ánimo daba un giro peligroso.
Meredith abrió los ojos aterrorizada. Dio un paso atrás al notar su tono amenazador y escuchó que Nick seguía hablando con esa voz suya tan letal:
—¿Le parecería el hecho de que yo haya comprometido a la dama una razón suficiente?

____________________________________________


________________________________________________

—Todos estos años he estado pensando que era yo.
Se tapó la boca con la mano y apartó la mirada para que no viera que se le caían las lágrimas.
—Míreme —le ordenó.
Sacudió la cabeza con vehemencia y la escondió entre las manos. Estaba demasiado avergonzada y abrumada para mirarlo a la cara. No se dio cuenta de que Nick se había movido hasta que sintió que le ponía las manos en los hombros.
—Ya ha sufrido bastante sin que hubiera necesidad. Se ha acabado. Es muy atractiva, Meredith. No me hace falta más que mirarla para desearla. —La voz se le puso ronca—. Diablos, ¿no se da cuenta de que hemos estado discutiendo por culpa de eso? La deseo, Meredith, con ardor, y no pienso conformarme con que nuestra boda termine sobre el papel.
Le hizo levantar el rostro y le acarició las mejillas húmedas con la áspera yema del dedo pulgar. Cuando inclinó la cabeza, le quedó claro que tenía intención de besarla.
Se escabulló de entre sus brazos como un pez escurridizo y se alejó unos pasos.
—No podemos hacerlo —farfulló.
—¿Por qué no? —quiso saber. Había dejado caer las manos, que notaba extrañamente vacías.
—Quizá yo no pueda separar la intimidad del amor —soltó desesperada y se refugió tras el respaldo de la silla—. Eso no es lo que usted quiere ni, mucho menos, lo que quiero yo.
No pudo contestar enseguida; era evidente que su confesión lo había dejado estupefacto.
—Evite el amor, Meredith. Hace que la gente se vuelva débil y vulnerable. Sólo comporta sufrimiento —lo afirmó de un modo tan frío que se dio cuenta de que creía firmemente en lo que decía.
—Puede que sea así, pero no puedo asegurarle que nunca me enamoraré de usted —y añadió, después de respirar hondo—, ni que nunca quiera que usted se enamore de mí.

Amor Hostil - Sophie Jordan
Comienza el dia con una sonrisa,veras lo divertido que es ir desentonando con el resto del mundo
Avatar de Usuario
cafrapn2
 
Mensajes: 15
Registrado: 06 Mar 2011, 06:43

Re: Frases impactantes

Notapor cafrapn2 el 14 Nov 2011, 01:13

espero sus respuesta, y que les guste la idea
saludos
Comienza el dia con una sonrisa,veras lo divertido que es ir desentonando con el resto del mundo
Avatar de Usuario
cafrapn2
 
Mensajes: 15
Registrado: 06 Mar 2011, 06:43

Re: Frases impactantes

Notapor mercedesa el 14 Nov 2011, 09:58

Más que frase son párrafos enteros. ¿ y si ponemos frases más cortas? así resulta más fácil de leer.
Por ejemplo: " Todas las penas pueden ser soportables si se meten en una historia o se cuenta una historia acerca de ellas ( Isak Dinesen )
Me parece buena idea
mercedesa
 
Mensajes: 92
Registrado: 11 May 2011, 06:26

Re: Frases impactantes

Notapor jacout el 14 Nov 2011, 10:21

Estimados amigos, he movido este tema a "Citas y Refranes". Me parece un sitio más adecuado que el de "Novelas" .

Por cierto, me gusta mucho la idea que habéis tenido :mrgreen: .

Un saludo.
jacout
 

Re: Frases impactantes

Notapor Carmina Alv Diaz el 13 Oct 2012, 04:55

waaaaaa, me encantaron me inspire XD
muyy bueno muchas gracias por el aporte!
Avatar de Usuario
Carmina Alv Diaz
 
Mensajes: 2
Registrado: 13 Oct 2012, 04:00

Re: Frases impactantes

Notapor sydneywell el 03 Nov 2012, 14:36

cafpran, el tema trozos de textos se ocupa con lo mismo que el tuyo.
si no es mucha molestia, te pediría por favor que pongas tus frases impactantes en trozos de textos.
no es muy practico para el foro que cada uno abra su propia libreta de citas.
gracias.
Imagen__Imagen__ImagenImagenImagen
Avatar de Usuario
sydneywell
 
Mensajes: 4154
Registrado: 13 Ago 2009, 16:38

Re: Frases impactantes

Notapor stoneheart el 04 Abr 2013, 19:12

Aquí va mi pequeña colaboración:

Señor, dame la fuerza para cambiar lo que pueda cambiar, la serenidad para aceptar lo que no pueda cambiar, y la sabiduría para ver la diferencia.
Esta cita no se de quien sera.

Esto no es el fin, ni siquiera sera el principio del fin, pero si puede ser el fin del principio.
Winston Churchill tras la batalla de El Alamein.

No es preciso saberlo todo, si no comprendedlo todo para, en el momento preciso, conocer el significado exacto de sus consecuencias y obrar de manera adecuada.
André Kostolany.

Me lo contaron y lo olvide,
lo vi y lo entendí,
lo hice y lo aprendí.
Esta tampoco se de quien sera.

Saludos
stoneheart
 
Mensajes: 16
Registrado: 31 Mar 2010, 19:14

Re: Frases impactantes

Notapor Rosario Ramos el 19 Abr 2013, 16:45

"Cada vez me gusta más escribir y menos ser escritor, entendiendo por ser escritor todo eso que es un escritor mientras no está escribiendo (o leyendo) y que implica viajar a festivales, ser rectangular caballero de mesa redonda, consultado sobre algún aspecto de la realidad como si contase con poderes oraculares o psicoanalíticos, y tener que explicar de qué va su libro nuevo con tres o cuatro ideas/frases que resulten atractivas tanto para un titular como para un periodista que, en muchos casos, no leyó ni leerá el libro en cuestión."

Rodrigo Fresán
Avatar de Usuario
Rosario Ramos
 
Mensajes: 2388
Registrado: 01 Sep 2010, 00:00

Re: Frases impactantes

Notapor Rosario Ramos el 24 Ene 2014, 15:47

"Si peligra la libertad de prensa, que no peligre la libertad de pensar."
Grupo "Clarín" de Argentina
Avatar de Usuario
Rosario Ramos
 
Mensajes: 2388
Registrado: 01 Sep 2010, 00:00

Re: Frases impactantes

Notapor Patrybarreda el 11 Oct 2017, 07:45

Me encantan todas estas frases. Siempre he sido muy fan de las frases y fragmentos. Pienso que transmiten tanto... Jejejeje. Saludos.
Patrybarreda
 
Mensajes: 3
Registrado: 11 Oct 2017, 07:42

Siguiente

Volver a Citas y Refranes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron

eXTReMe Tracker